[Colombia] Cartagena de Indias, un lugar mágico

Y tras nuestros días en las playas de Palomino y Tayrona… Por fin llegó el momento de ir a Cartagena de Indias! Lo estaba deseando desde el día que aterrizamos en Colombia!

Desde Santa Marta cogimos un bus que en 4 horitas nos llevaría hasta Cartagena, pasando por Barranquilla. Esta última es famosa por sus Carnavales. Es el más importante del mundo, después del de Rio de Janeiro, claro! Y además Barranquilla también es muy conocida porque Shakira, mi cantante preferida, nació en este marchoso lugar. Pero como no era época de disfraces y Shakira no estaba por allí, decidimos no quedarnos.

Ya casi de noche llegamos a Cartagena. Ésta vez si habíamos reservado el hostal porque es un destino muy turístico y es difícil encontrar sitios baratos. Nos quedaban 3 días hasta tomar nuestro vuelo a Cali, el que sería nuestro último destino en Colombia.
El hostal no era para tirar cohetes, pero estaba muy bien localizado, en el distrito de San Diego, justo al lado del centro histórico. No teníamos mucho tiempo y había mucho de lo que disfrutar afuera, en las calles. Así que como era la hora de cenar nos fuimos a la plaza del Convento, más conocida como la plaza de San Diego. Es una plaza con mucho encanto y llena de pequeños restaurantes. Nos comimos un menú corriente que incluía pescado, rico, rico!

Al día siguiente nos fuimos con nuestras mochilas, comida y agua para pasar una noche en Playa Blanca, en Isla Barú, al Sur de Cartagena de Indias. Lo llaman Isla Barú, aunque en realidad es una península que tiene la particularidad de estar separada del continente por el Canal del Dique.

Isla barú - ubicación
Para llegar hasta allí hay que tomar un bus que te lleva hasta Pasacaballos, y desde ahí tomar una moto-taxi que te cruce el dique, a través del puente. Te deja en la famosa Playa Blanca. Lo que más nos sorprendió del viaje en bus fue, que en una de las paradas, la que estaba más próxima al mercado subieron tropecientas personas a vendernos algo. Desde comida preparada, a bebidas, chocolatinas, candados, cuchillos, remedios curativos, y un largo etcétera. Eso era un no parar de vendedores ambulantes subiendo y bajando. Estuvimos allí parados aguantando el tirón como media hora y con un calor horroroso hasta que el bus volvió a partir pero valía la pena la espera! Finalmente llegamos a Pasacaballos y tomamos un taxi (bueno, más bien era un hombre con un coche que decía que nos llevaba). Nos costaba lo mismo que las dos motos y era mucho más seguro, teniendo en cuenta que no te proporcionan un casco y que van a una velocidad de miedo. Y lo sabíamos por experiencia propia!

Poco después llegamos a Playa Blanca, y a pesar de estar nublado, era precioso. Sólo nos faltaba encontrar una cabañita para dormir aquella noche. Fuimos recorriendo la playa y visitando las distintas opciones, a medida que íbamos avanzando, disminuían los vendedores ambulantes, la playa estaba más vacía y las opciones para dormir más baratas. Llegamos hasta casi al final y encontramos un sitio llamado El Parche de Alex que ya había visto por internet durante mi investigación… Por la cabaña con vistas al mar, ducha con agua no salada nos pedía 60.000 pesos colombianos, el precio era aceptable, sobre todo en comparación con lo que nos habían intentado vender en la otra punta de la playa pero le apretamos un poco y nos ofreció un nuevo precio… 40.000, y como pusimos cara de no tenerlo del todo claro… Nos dijo “no os lo penséis más, os quedáis aquí: 35.000 pesos” (es decir 14 euros). Ahhhh pues… Aceptamos!!!!

Menuda pasada. Disfrutamos de lo lindo en esa playa, relajándonos, yendo a hacer snorkel, charlando con unos argentinos que conocimos allí, preparando nuestra comida y nuestra cena con una frutas y unos sándwiches, fue absolutamente genial. Bueno, y yo creo que de mí ellos se acordarán toda la vida, porque por la noche mientras estábamos durmiendo entró uno de los gatos del dueño ya que las cabañas son totalmente abiertas y pasó por mi lado (el colchón está en el suelo) y me rozó. Al estar tan dormida y probablemente con el susto aún encima de los cerdos endemoniados pegué un grito tan fuerte que el gato se asustó y maulló aún más fuerte y se fue corriendo. A la mañana siguiente había bastante cachondeito conmigo porque todo el mundo se había despertado, jajaja :p
Pero lo mejor de todo es que amanecimos con un sol radiante. El mar estaba tan en calma, que el agua era de un turquesa precioso y totalmente cristalina!

La vuelta a Cartagena de Indias la hicimos en barco, ya que es más barata que la ida porque en el puerto de Cartagena inflan los precios a los turistas, jajaja. Casi nos tuvimos que quedar otra noche allí porque después de correr y muuuuucho, … vimos como el barco partía. Por suerte 500 metros más hacia adelante salía otro barco pero teníamos que volver a correr si lo queríamos pillar… Y esta vez sí! Vuelta en barco de dos horitas en el barco más lento de la historia y a disfrutar del paisaje, de un mango verde con sal y limón, y de la flamante llegada a Cartagena de Indias.

Volvimos al hostel de nuestra primera noche en Cartagena y a descansar. Al día siguiente nos esperaba una mañana recorriendo las calles del Centro histórico de Cartagena. Ya sabía que me iba a gustar pero fue aún mejor. Y eso que mis expectativas eran altas. Es uno de los pueblos más bonitos del mundo, no me extraña que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pasearía por sus calles día tras día y no me cansaría. Esos colores, esas fachadas adornadas con flores, todo tiene una magia especial.
Y para ya despedirnos de Cartagena bien contentos nos fuimos a comer a un restaurante vegetariano baratito que estaba muy cerca del hostal… Y a quien nos encontramos allí? A la chica alemana que conocimos en la ecoaldea y que se fue con nosotros de allí! Esto de viajar es absolutamente maravilloso, encuentros y despedidas, y vuelta a empezar 🙂

A continuación os dejo una selección de fotos de la colorida Cartagena! Espero que os guste tanto como a mí!

Poco después tomamos el autobús que nos llevaría hasta el aeropuerto, que está situado en la mismísima ciudad de Cartagena para volar hacia Cali, último destino de nuestra querida Colombia.

Hasta el próximo domingo amigos!

Anuncios

Un pensamiento en “[Colombia] Cartagena de Indias, un lugar mágico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s