[Colombia] Medellín, Todos por la Vida

Se hace muy complicado retomar la escritura. Volver aquí. Recordar los buenos momentos que este viaje nos está dejando. Tratar de transmitiros nuestra experiencia. Explicaros cómo hemos visto y sentido algunos de los rincones que aún no hayáis podido visitar. Pero así como decidimos continuar con esta aventura, también creemos que debemos seguir escribiendo y compartir con vosotros esta experiencia única. Así que… ¡allá vamos!

Llegamos al aeropuerto de Medellín desde Ciudad de Panamá ya de noche. Como venía siendo costumbre, llegábamos sin saber dónde pasaríamos la noche. Simplemente un par de nombres de hostels y sus direcciones en la libreta de Mónica. Tomamos un microbus. Sentimos como subíamos una montaña. Minutos después iniciábamos su descenso por la ladera opuesta. Y aquí fue cuando descubrimos por primera vez Medellín. Apareció ante nuestros ojos una infinidad de luces. Desde la falda de la montaña que estábamos descendiendo, se intuía una ciudad que se extendía por todo el valle y continuaba ascendiendo por otra montaña frente a nosotros. Una vista preciosa e inolvidable. Un amor a primera vista.

Pero claro, una cosa es la vista desde la distancia y otra iba a ser meterse a pie de calle en una ciudad que a principios de los 90 estaba considerada la más peligrosa del mundo. Y con este “Ay” en el cuerpo Mónica se acercó a preguntarle al conductor si nos dejaría cerca de alguna parada de metro. A lo que otro pasajero le respondió preguntándole dónde íbamos (¡ay que acojone!). Le contestó con el nombre de la parada de metro a la que queríamos llegar, y él le dijo que no se preocupara, que a la llegada él nos esperaría bajo del bus para explicarnos.

Volvió Mónica contarme la conversación y decirme que parecía un hombre de fiar, pero que ya veríamos XDDD Madre mía, ¡empezábamos bien! Llegamos. Fuimos los últimos en bajar del microbus. Y allí estaba el hombre con una sonrisa esperándonos, nos tendió la mano, nos dijo que se llamaba Willy y que él nos indicaría cómo llegar. Nos explicó que ahora vivía en NY y que se dedicaba a la compra-venta de piezas de arte, y que volvía para pasar la Feria de las Flores con la familia. Conforme andábamos nos definía las líneas virtuales que debíamos respetar para estar en zonas seguras. Llegamos a la parada de metro más cercana. Él mismo se ofreció a comprar los billetes de metro para los tres (aunque tras mucho insistir, finalmente aceptó que le pagásemos nuestra parte). Hicimos un transbordo. Nos dijo que ya que estaba, nos acompañaba hasta nuestra parada y luego volvería, que total tenía tiempo. Y… ¡así fue! Cuando llegamos a nuestro destino, nos volvió a dar la mano, y nos sugirió que nos anotáramos su número de móvil. Que para lo que necesitáramos, le podíamos llamar. Acto seguido volvió sobre sus pasos y se fue hacia su hogar. ¿En serio? ¿Así de fácil? ¿Podíamos tener un mejor recibimiento? ¡Qué suerte! ¡Eso era empezar con buen pie!

A la salida del metro le preguntamos al hombre de seguridad por el Palm Tree Hostel cuando justo por allí pasaba una chica que nos dijo que ella trabajaba allí y que podíamos ir con ella. ¡Venga va! Le comentamos que no teníamos reserva, a lo que nos respondió incrédula “¿En serio? ¿Pero saben en qué fechas estamos? Es la Feria de las Flores! La semana más importante y más turística de Medellín!” “Ups. Pues no, la verdad es que no teníamos ni idea XDDD Os queda algún hueco en dormitorio?” “Pues… parece que sí, nos quedan dos camas, a precio de temporada alta, pero dos camas!” Oleeeee, pues a descansar se ha dicho! Que ya hemos agotado el cupo de suerte por hoy 😉 Allí estuvimos un par de noches y luego nos fuimos al Urban Buddha Hostel, aunque esta historia merece un post aparte.

Medellín, Todos por la Vida

Lo que no puedo dejar de escribir en este primer post es sobre la historia de esta ciudad. De todos es conocido mi poco interés por la historia durante toda mi vida, pero he de reconocer que algo cambia dentro de ti cuando estás ahí, en el lugar donde ocurrieron los hechos. Y si además te lo explican como hizo Juliana en el free walking tour, ya te queda grabado para toda la vida. Y es que Medellín es un ejemplo de superación, de cómo una ciudad en la que solo en 1991 hubo 6.349 homicidios, un 381 por cada 100.000 habitantes (recordad que, según la OMS, el límite a partir del cuál se considera “epidemia” es de 8,8 por cada 100.000 habitantes!) ha conseguido ser en 2012 la ciudad más innovadora del mundo.

Evolución homicidios en la Ciudad de Medellín 1990 – 2013

Un cambio en el que todos tuvieron su parte de mérito: gobierno central, gobierno local, ejército y ciudadanía. Hicieron frente a un problema de muy difícil solución. Una guerra abierta, no entre dos o tres frentes, sino entre cuatro frentes! El ejército oficial, el del grupo de la extrema izquierda, el de la extrema derecha, y el de Pablo Escobar. Fue necesaria la intervención armada (incluyendo helicópteros de combate y asalto terrestre) en los lugares más conflictivos de la ciudad, para posteriormente instalar puestos de policía y reforzar la zona. Posteriormente transformaron estos espacios en lugares públicos de encuentro de los ciudadanos, en plazas, en bibliotecas. Conectaron los diferentes barrios mediante metro y metro cable, permitiendo a la gente conocer lo que había más allá de su barrio y construir puentes emocionales. De hecho, el metro está considerado como una de las piezas claves en la transformación de Medellín. Hasta tal punto que tiene su propia cultura, “la cultura metro”. Ni pintadas, ni papeles en el suelo, ni gritos, ni chicles pegados,… el metro es símbolo de recuperación y de esperanza, y así lo entienden todos.

“Todos por la Vida”, ese es el lema de Medellín y se respira en el ambiente. Los paisas (que así es como se llama la gente de Medellín) son felices de (por fin!) poder vivir en paz. De salir a la calle, y saber que van a volver. De compartir contigo la ciudad que tienen, de ayudarte en lo que puedan, de que vuelvas a casa con un buen sabor de boca y de compartir con los tuyos lo que viviste con ellos. ¡Y desde luego que lo consiguieron!

Parque Arví

Y antes de terminar, os dejamos las fotos de un par de lugares de visita obligada. El Parque Arví, incluyendo el tramo en metro cable desde el centro de la ciudad. Te ofrece una perspectiva impresionante, desde se contemplan las favelas a las faldas de las montañas, niños jugando por las calles y casas muy modestas hasta prácticamente la cima. El parque tiene visitas guiadas gratuitas, y como sólo éramos cuatro visitantes interesados a esa hora del día le pedimos si nos podía explicar alguna de las flores o frutos de la zona que se pudieran comer… sólo por si nos perdíamos algún día, ser capaces de sobrevivir un poco más. Que aquí ni romero, ni tomillo, ni almendras, ni piñas,… todo bien distinto y bien colorido!

Pueblito Paisa

Y ahora sí que sí. Para terminar, unas fotos de nuestra tarde en el Pueblito Paisa. Se encuentra en el centro de la ciudad, y es una réplica de cómo era la arquitectura y el ambiente en los pueblitos paisas originales. Al estar en una pequeña colina recibe los vientos del valle, y las familias aprovechan para ir a volar cometas. Decenas de ellas por los aires,… y encaladas en los tejados y árboles también!

El próximo domingo, más y mejor!

Anuncios

4 comentarios en “[Colombia] Medellín, Todos por la Vida”

  1. Que alegría volver a leeros!! 🙂 Y que envidia de historias. La verdad es que a mi aun no se me quita el miedo, y sé que es irracional, pero asi es el miedo. Intentaré que estas cosas que contáis me afecten positivamente jeje. Por ese pequeño porcentaje de malas historias a veces nos perdemos cosas muy chulas, en especial en lo que a contacto humano se refiere.

    Saluditos!

    1. No te preocupes Pica, cuando nos veamos en Navidades te terminamos de convencer 😉 Ahora estamos en Brasil, y más de lo mismo… buena gente por doquier! O es que nos los encontramos a todos nosotros, o es que está lleno de ellos XD Un abrazoooo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s