Retomando el camino

Han pasado casi dos meses desde que tuvimos que volver a España para despedir a mi hermana. Han sido los días más tristes de nuestras vidas y me resulta muy complicado hablar o escribir sobre ella sin romper a llorar.

Cuando te pasa una desgracia de este calibre todo tipo de sentimientos salen de ti, sientes un dolor desgarrador que te atraviesa el corazón, un sentimiento de vacío interior, un sentimiento de que todo se acaba. Te pasas semanas sintiendo culpabilidad, dolor, miedo, tristeza, melancolía, impotencia, rabia, tienes pesadillas diariamente, te quedas sin fuerzas (literalmente), te cuesta respirar, te cuesta concentrarte y cualquier tarea mundana y simple se te hace cuesta arriba. Las sonrisas se terminan y se transforman en lágrimas. Y cuando te das cuenta de que estas disfrutando de algún momento y sobre todo de tus amigos, de tu familia y de todos los que aún siguen aquí contigo apoyándote, tanto de cerca como en la distancia te sientes mal por sonreír. Te sientes culpable por vivir momentos preciosos que no podrás compartir con tu hermana y que ya nunca jamás podrá vivir.

Constantemente tienes sentimientos contradictorios y cuando crees que estás remontando, te das de bruces contra la pared. Un sentimiento, una palabra, una imagen, un olor o una canción, cualquier cosa te recuerda a ella y sientes una pena tan profunda que piensas que nunca podrás superar.
Y en ese momento estoy, estamos. Intentando remontar, intentando disfrutar de la vida. No sabemos cuanta vida nos queda sólo sabemos que depende de nosotros ser felices y disfrutarla.

Después de semanas de sentimientos tan devastadores empezamos a intentar decidir que hacer. Teníamos dos opciones, retomar el viaje o quedarnos en España a intentar comenzar una nueva vida. Pero no teníamos nada planeado, ni ninguna motivación, un proyecto, una ilusión, no era nuestro momento para volver.
El viaje estaba en su ecuador, y era nuestro proyecto y nuestra ilusión antes de que pasara esta desgracia. Si había algo que me podía ayudar a intentar curar esta herida y mitigar este dolor tan profundo era continuar con lo que habíamos empezado y no queríamos que se terminará tan pronto.

Y es así como decidimos cambiar un poco la ruta y comprar un vuelo a Brasil. Cosas que tiene la vida… Ya teníamos un billete de vuelta desde Buenos Aires para pasar unos días en Navidades y dar una sorpresa a nuestros amigos y familiares. El destino quiso que volviéramos unos meses antes a casa. Así que desde hace una semanita estamos en Brasil, conociendo de primera mano la gigantesca Sao Paulo y el paradisíaco Rio de Janeiro. En breve llegaremos a Argentina, donde estaremos hasta Navidades. No tenemos aún más planes pero después queremos volar a Asia, donde terminará esta aventura vital.

No va a ser fácil, pero será bonito y creo que me va a ayudar a seguir creciendo y a hacer algo que valga la pena y que me ayude a vivir cada momento intensamente como si la vida fuera muy corta. Por desgracia, a veces lo es.
Siento mucho tener que escribir un post tan triste, pero creemos que os merecías una explicación de nuestra decisión. Poco a poco retomaremos la normalidad en el blog y os seguiremos contando las experiencias de esta vuelta por el mundo.

Gracias por todas las muestras de cariño y de fuerza recibidas. Gracias a todos los que os habéis preocupado por nosotros, sobre todo por mí. Gracias por tener el valor de venir a verme, de escribirme y de llamarme, sabiendo que seguramente no tendríais respuesta. Gracias por escucharnos. Gracias por abrazarnos en silencio. Gracias por hacerme sentir tan sumamente querida, gracias por entretenerme y por sacarme a pasear, gracias por animarnos a continuar con esta aventura y gracias por darme la fuerza que necesitaba para sonreír. Gracias especialmente a Juny, mi compañero de viaje por acompañarme siempre y por intentar sacarme de este abismo.

Aún me falta mucho camino, aún me quedan días de lágrimas y aún necesito asimilar como va a ser esta preciosa vida sin mi hermana, mi única hermana. Con vuestra ayuda conseguiré remontar.

Gracias por existir.

Mónica

Anuncios

11 pensamientos en “Retomando el camino”

    1. Iker, sólo tengo palabras de agradecimiento hacia vosotros! Gracias, gracias, gracias! Vuestra sonrisa permanente se contagia y me da vida! Muchas gracias por tu apoyo, por vuestro apoyo!

  1. Sois grandes!! mucho animo y fuerza, me alegro muchisimo que continueis, esperamos con ganas vuestras nuevas aventuras y con mas ganas aun veros estas navidades!! Besazosss

  2. Querida Monica:Como no soy experta en estos medios modernos de comunicación, aún no habia leido este precioso y sincero post, Mónica. El tiempo cura las heridas, y esta también será curada poco a poco, y con mucha paciencia. Pienso que curar no significará olvidar, curar significará poder honrar su memoria con el máximo amor y ternura, recordando todo lo bueno que ella dejó en este mundo mientras vivió, todo aquello por lo que el mundo es hoy más bello, más bueno para lo que fue creada. Un abrazo de los de verdad con todas mis fuerzas…

    1. Gracias Leah por tu abrazo, por este y por muchos otros pero sobre todo por el que me diste tras recorrer miles de km solo para consolarme. Con mucha paciencia estoy curando la profunda herida. Hoy hace 6 meses que nos dejó. Un beso enorme. Tsm

      1. Me alegro tanto de volverte a sentir con renovadas fuerzas…La semana pasada hablé con una rabanit israelí, hace unos años entraron terroristas en la casa de su hija que vivia con su familia en una aldea; entraron en shabat por la noche mientras dormían, y la asesinaron con sangre fria a ella, a su esposo que era rabino, y a todos los niños que se encontraban allí, incluyendo a la pequeña bebé. Y la rabanit me decia…sentimos dolor, dolor profundo, dolor que no se puede expresar con palabras, …pero ese dolor nos hace nacer de nuevo a una nueva vida que se abre, porque estamos diseñados para el futuro, y de ese dolor tomamos las fuerzas para seguir construyendo un mundo mejor. Llorabamos juntas..,,,y veíamos el camino que aún nos queda por andar.
        Que ese dolor de paso a una nueva Mònica también, una nueva Mònica que se catapulta hacia su luminoso futuro, arraigado en la vida que está pasando…Te quiero, Leah

      2. En eso estoy. Intentando construir una nueva vida. Intentando convivir con ese dolor. Poco a poco creo que lo estoy consiguiendo. Y buena parte es gracias a todo el apoyo y el amor que siento de vosotros! Un abrazo! Te quiero mucho!

      3. Así es, Mónica. Nos edificamos unos a otros, mutuamente. Todos nos necesitamos en algún momento. Por eso somos una especie tan social. Sentirnos cercanos nos ayuda. Juntos podemos vivir lo invivible, vencer lo invencible, superar lo insuperable. Juntos podemos.Te queremos mucho y contamos ya los días para estrecharnos en abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s