[Costa Rica] Tortuguero, en busca de las tortugas

A sólo unas cuantas horas de dejar La Fortuna aún no teníamos claro nuestro próximo destino. Nuestra idea era visitar dos volcanes más, pero sabiendo que nos quedaban ya pocos días en Costa Rica me apetecía hacer algo distinto, así que investigué un poquito y lo que más me llamó la atención fue un sitio llamado Tortuguero en la zona norte del país, en la costa Atlántica, y la parte más buena del plan era que era temporada alta de tortugas verdes. La atracción principal de Tortuguero es el desove de las tortugas marinas. Allí llegan también las enormes tortugas baulas! Pero no era la época.

Se lo comenté a Juny y le encantó la idea, así que fue dicho y hecho, preguntamos al dueño del hostel como podíamos llegar hasta ahí en transporte público y nos comentó que era muy sencillo, sólo teníamos que coger el bus de las 6 de la mañana con dirección a Quesada y tomar 2 buses más y un bote. Llegaríamos sobre las 3:00 pm, teniendo en cuenta que son menos de 200 km no esta nada mal, verdad? Aún así, nos gustaba el nuevo plan y estábamos muy ilusionados con ver tortugas, así que allá nos fuimos! El viaje fue muy largo: La Fortuna – Ciudad Quesada – Puerto Viejo de Sarapiquí – Guápiles – Cariairi – Puerto Pavona, y si, habéis contado bien, al final no eran 3 buses sino 5! Tenía la espalda hecha trizas, y Juny las piernas encogidas pero ya sólo quedaba el últimos tramo y este era el más emocionante. Y es que Tortuguero es accesible solo en barca, es un pueblo costero bañado por el Mar Caribe por un lado y por el otro esta limitado por unos canales.

Una vez llegados al embarcadero tomamos ese bote, y nada más subir uno de los locales que realiza este trayecto todos los días nos comenta que hay cocodrilos y caimanes, que cuidado con las manitas! Qué queee?? Aunque la verdad, viendo el entorno si podías imaginarte a un feliz cocodrilo paseándose por ahí jajaja…
Íbamos un poco ya asustaditos y con la cámara en mano preparada, contemplando ese paisaje tan selvático, con esa agua tan fangosa, cuando de pronto el mismo hombre dice: – Mirad un cocodrilo!
Yo pensaba que se estaba quedando con nosotros pero… no! Ahí estaba tomando el sol en un saliente de tierra encima de unos troncos que hacían que él quedara casi camuflado! Me quedé tan paralizada que fui incapaz de hacerle una foto al cocodrilo y eso que pasamos cerca y tuvimos bastante tiempo! Esa imagen ya se quedado grabada en nuestra retina para siempre! Pero es que lo emocionante no acaba ahí! Dos minutos más tarde en esos mismos canales vemos a unos niños bañándose, en esas aguas llenas de cocodrilos y caimanes al acecho! La carne de gallina se me pone sólo de pensarlo!
Sin más contratiempos y después de un largo paseo en barca vemos a lo lejos un pequeña masa de casitas de colores, estamos llegando a Tortuguero!!!

Con nuestras mochilas a la espalda preguntamos por “cabinas tortuguero” y nos dirigimos hacia allí una vez más sin reserva y en temporada alta.
Tortuguero era una calle, bueno dos calles con tierra, sin asfalto, sin coches y con casitas de madera en bastante mal estado. Una vez en el hotel, nos dan una habitación modesta pero limpia y nos echamos una buena siesta para recuperarnos de nuestro largo viaje.
El dueño del hostal nos intenta vender varios tours pero nosotros solo queremos ver tortugas. Nos comenta también que ese día, 30 de junio es el último antes de que empiece la temporada alta y eso significa dos cosas: hoy es el último día que es más barato, y segundo y muy importante, en temporada alta, para evitar “molestar” mucho a las tortugas se ha creado la figura del rastreador, que es el que sale por la playa a pasear y avisa a los guías con sus grupos de turísticas para ir a verlos. Por suerte nosotros aún teníamos la oportunidad de salir por la noche con el guía a pie caminando y vivir más intensamente esa búsqueda. Así que a pesar de estar muy cansados decidimos que era buena idea ir esa misma noche.

A las 9:00 pm ya estábamos vestidos de oscuro, con botas para caminar cómodamente, sin ninguna linterna ni cámara fotográfica que pudiera molestar a las tortugas y con un impermeable, tal y como no has habían dicho.

Cuando estuvimos ya todos, los grupos suelen ser de máximo 10 personas, nos fuimos con nuestro guía a la playa mientras empezaba a llover. La noche era muy oscura. El guía nos explicó el procedimiento nos comentó que el iría delante, iríamos caminando a paso rápido y el llevaría una linterna de una luz roja muy débil.

Empezamos todo el grupo a caminar detrás del guía en la inmensa oscuridad de la noche. La suave lluvia empezó a ser más y más fuerte. Caminábamos a una velocidad muy grande, casi corriendo intentando ver la oscuridad, la noche estaba muy cerrada por lo que no podías ver ni la luna ni las estrellas, y por consiguiente ibas caminando a ciegas, tropezandote con troncos enormes caídos y algunos traídos por el mar después de una larga tormenta. No era fácil, y yo no hacía más que preguntarme como el guía podía saber tan rápido si había una tortuga o no, hasta que no pude más y le pregunté: qué estamos buscando exactamente? Cómo puedes barrer tan rápido la playa y saber que la tortuga no esta alejada de la orilla desovando?
Y por fin ahí nos explicó que él no estaba buscando a una tortuga, eso a oscuras sería como buscar una aguja en un pajar! El buscaba el rastro, la huella que dejaba la tortuga de aproximadamente metro y medio desde que salía del agua hasta que encontraba un sitio alejado de la marea para poder desovar. Para qué lo entendiéramos el hizo con su cuerpo y con sus manos unas marcas enormes en la arena, y sí, ahora lo entendíamos se veían perfectamente y desde muy lejos!

La lluvia no cesaba, y empezaron los relámpagos y los truenos. Los relámpagos iluminaban toda la playa con una luz blanca que jamás habíamos visto. Era tal que si mirabas hacia ellos, hacia el mar, por un segundo nos mostraba todo el impresionante paisaje pero a los dos segundos después nos dejaba ciegos, literalmente.

Después de recorrer buena parte de la playa, volver, encontrarnos con otros guías con sus respectivos grupos, de algún aviso confuso, de alguna falsa esperanza nos volvimos a casa, bastante tristes y empapados.

Sabíamos que no nos podían asegurar verlas pero nos sentimos bastante engañados.
Esta claro que esto no es un zoológico y la tortuga saldrá del mar cuando a ella le plazca, no a la hora del tour, pero si es verdad que ellos (los guías) sabían cuando nos lo estaban vendiendo que había pocas posibilidades de verla, pero ellos te decían todo lo contrario…

Más tarde, ya en el hostal con un té caliente en mano el guía se sinceró y nos comentó que a pesar de ser temporada alta, por alguna razón había muchas menos que en años anteriores por razones que desconocen. Nos contaron que ahora iban más hacia el sur, por la costa de Panamá

Pero bueno, me quedó con lo positivo de esta experiencia:
Una tormenta eléctrica impresionante a pie de playa que nos daba tanta luz que nos dejaba ciegos.
Y aprender que por alguna razón, no se sabe como, las tortugas siempre vuelven a poner sus huevos al lugar donde nacieron. Precioso, no?

Al siguiente día nos mudamos del hostel a la casita-cabaña de Silvia, una chica holandesa a quien solicitamos hospedaje por couchsurfing. Eso sí que fue una aventura, se pasó todo el día diluviando, para llegar a su casa nos teníamos que quitar los zapatos y atravesar un camino inundado lleno de lodo!
Pasamos un día viendo como llovía sin cesar, charlando de la vida, de la mente y de Tortuguero, y jugando con su hijo, Jey-Jey.

Y amanecimos muy pronto para despedirnos de Tortuguero y poner rumbo a nuestro último destino de Costa Rica.

Anuncios

Un comentario en “[Costa Rica] Tortuguero, en busca de las tortugas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s