[Grecia] Atenas, cuna de la civilización… y de la democracia

Pasear por los barrios de plaka y monastiraki, tomarte un frappé a cualquier hora en uno de los muchos cafés, ir de compras por Chalandri, ir al sur de Atenas en tranvía a tomarte algo en una cafetería con vistas al mar, cenar en un restaurante con música en vivo, pasearte por Kolonaki uno de los barrios más lujosos y elegantes de la ciudad, subir a la colina Lycavittos y contemplar la inmensidad de la ciudad, ver el cambio de guardia frente a la tumba de soldado desconocido, comerte un suvlaki en cualquier rincón, son tantas las actividades que puedes hacer en Atenas… pero lo que no te puedes perder es la adentrarte en la Grecia clásica, la cuna de la civilización y la democracia!

María, Juny y yo fuimos juntos a visitar la Acrópolis, pero antes fuimos al museo que hay justo al lado, ya que Elsa nos sugirió que lo hiciéramos en este orden para poder entender mejor toda la historia tanto de la construcción como destrucción de la Acrópolis y la verdad es que fue un acierto! Es verdaderamente impresionante. Tanto la arquitectura propiamente dicha del museo como los tesoros que tienen dentro. Son todos los restos que se encontraron en la Acrópolis. Un montón de vasijas, y utensilios varios de bronce, de cerámica, preciosos, perfectos. Hay también algunas estatuas que formaban parte de la Acrópolis. Todo lo que que puedes apreciar allí es de una precisión y de un nivel de detalle y perfección extremo. Clarísimamente los griegos han sido unos claros precursores de la búsqueda de la belleza. Me encantó. Allí también puedes ver como construían por bloques esas enormes columnas, el tipo de grúas que utilizaban, como conseguían unir dos piezas… Ir allí es toda una lección de sabiduría, de construcción y también de belleza!

Después del museo subimos a la Acrópolis, es verdaderamente colosal, imponente, majestuosa. El sitio donde esta situada, la belleza de su arquitectura, el tamaño del templo es absolutamente impresionante!
Acrópolis significa ¨la ciudad alta¨ , y es que todas las acrópolis (no solo la de Atenas) se construían en lo alto de una colina. La vista es espectacular y contemplar esa belleza del Partenón, te lleva a un viaje en el tiempo en el comenzó la cuna de la civilización, en el que se creó la democracia y en el que los más grandes filósofos y pensadores se reunían para arreglar el mundo… maravilloso!

Después de esa fantástica mañana, una paradita para interiorizar todo lo aprendido y para coger fuerzas y luego hacia el Templo de Zeus, que estaba incluido con la entrada de la Acrópolis y me pareció también brutal. Ya lo habíamos visto desde afuera y es alucinante. Me encanta que hayan dejado la zona alrededor de las ruinas tan amplia para poder contemplar en todo su esplendor lo que queda de este templo.

Más tarde nos encontramos con Elsa en la plaza Syntagma, concretamente en la tumba del soldado justo donde esta el Parlamento. Y tuvimos la suerte que llegamos justo al cambio de guardia. Lo hacen cada hora y no me extraña. Tiene que ser durísimo a pleno sol en verano estar ahí de pie sin mover un solo milímetro y vestido con esas galas….
Nos paseamos un rato por el barrio de Kolonaki, un barrio muy señorial con una arquitectura Modernista y Neoclásica. Recorrimos alguna de las calles que Elsa frecuentaba para ir a su cafetería preferida pero desgraciadamente estaba cerrada. Así que nos dirigimos a una tienda para mujeres, jejeje, de cremitas y cuidados varios para la piel, todo natural, llamada Apivita. A Elsa le encanta esa tienda y a nosotras también nos enamoró! Y además Elsa nos regaló a María y a mi unas mascarillas individuales, que elegimos de entré un montón. Aun no las he usado pero ya os contaré. Que sol de chica que eres Elsa!! Y además, me compré un cacao con protector solar y con la compra me regalaron varias muestras, oh yeahhhhh, esto me va a venir muy pero que muy bien!! (Cómo se nota que tenemos el equipaje limitado, no sabéis como valoro las poquitas cosas que compro! :P)
Luego fuimos a la cafetería más pija de toda Atenas y creo que no exagero! Y allí acudió Eva. Me tomé una bola de helado, una sola, porque era lo más barato después del frappé de toda la carta, eso si estaba bueniiiiiiiiisima 🙂

Y para despedirnos bien de Atenas, una cena espectacular en casa de Eva con sus padres y su mejor amiga a la que por cierto no le gusta nada el queso feta. Pobrecita, ser griega, vivir en Grecia y que no te guste este tipo de quesoooo. Estuvimos muy a gusto familia, nos llevamos un precioso reuerdo!

Y ahora las fotoooooooosssss!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s