[Israel] Haifa & Nazareth

Aprovechando la semana que alquilamos el coche, nos fuimos al norte de Israel, a la ciudad de Haifa, a unos 30 km de la frontera con Líbano. Haifa es una ciudad industrial, pero tiene algunas perlas como son los jardines de Bahai, el Technion, y el hospital Rambam, donde Ada había hecho prácticas como voluntaria en el departamento de oncología infantil.

Las enfermeras se volvieron cuando vieron aparecer por sorpresa a Ada por la puerta: que si vienes para quedarte, que cuando volverás, que que pena que mi hijo sea tan pequeño que si no te fichaba para mi familia,… Te das cuenta que para ciertos trabajos hay que estar hecho de una pasta especial, muy especial. Niños con cáncer a los que tienes que transmitirle tanta energía y positivismo como se pueda, familias volcadas con sus pequeños,… pone la vida en perspectiva. Cada niño que se cura, es una vida que resurge, pero cuando no es así… son injusticias demasiado duras para ser verdad.
Dada la cercanía con la frontera, decidieron construir una planta y media bunkerizada en el parking del nuevo hospital, que podría convertirse en un hospital de emergencia, en caso de conflicto bélico. Simplemente lanzando agua sobre la superficie ya se esterilizaría y tienen preparadas las zonas de quirófano, servicios,… Por cierto, creo que aún no lo habíamos comentado: todas las casas en Israel tienen su propio búnker, accesible en menos de 15 segundos.

Conocimos a Hadar, una muy buena amiga de Ada, y a su familia. Tengo que decir que tanto ella como sus padres, hermano y abuelos son un encanto! Su abuelo había estado en todas las guerras de Israel, y nos contó donde caían los misiles en Haifa en la guerra con el Líbano. Cuando estás en un país como este, y ves que no luchan por territorio (prácticamente la mitad de Israel es desierto puro), sino que es por “algo más”… sientes que son conflictos que escapan a la razón por sí sola. Ahora mismo, se ha conseguido una relativa paz y sólo queda la zona de Gaza por resolver, pero con Egipto, Jordania, Siria y Líbano son tiempos de paz. Le pregunté si él creía que en algún momento cercano llegaría la paz, a lo que me respondió: “Creo que no, pero al menos mientras están en conversaciones de paz se respeta el alto el fuego y estamos tranquilos. Así que continúen con las negociaciones ;)”
Buena respuesta, sí señor!

La mañana siguiente queríamos hacer un Insanitiy, pero en vez de eso decidimos irnos a la playa a tomar el sol, que ya apetecía después de tantos días de traca 😉 Por la tarde, media horita más de coche y a Nazaret, ciudad donde según el Nuevo Testamento creció Jesús! Sorprendentemente, es una ciudad árabe-cristiana. Es decir la mayoría de las personas son de rasgos árabes pero creencia cristiana, aunque también se encuentran mezquitas y sinagogas. Entramos en uno de los cementerios por curiosidad y con el máximo respeto, no usan ataúdes sino que se entierran literalmente y plantan árboles o plantas. Da la sensación de esperanza que de una vida nace… otra vida. Nos acercamos a la Basílica de la Anunciación, la más bonita de la ciudad, construida sobre ruinas y con una arquitectura realmente integrada. Personalmente, lo que más me llamó la atención fueron los enormes mosaicos que muestran a la virgen María y a su hijo con los rasgos en función de la raza del artista: blancos, japoneses, negritos,… a su imagen y semejanza, como es normal 😉

Y por la noche… de vuelta a Jerusalén! Dos horitas más de coche y… en casa de nuevo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s